martes, 27 de enero de 2009

EL DIAMANTE

Un sabio hindú llegó a las afueras de la aldea y acampo bajo el árbol para pasar la noche.

De pronto llegó apresurado un habitante y le dijo:

! LA PIEDRA! !LA PIEDRA! Dame la piedra preciosa.

¿Cual piedra? Pregunto el sabio.

La otra noche se me apareció el señor Shiva en sueños, repuso el habitante. Me aseguro que si venia aquí al anochecer hallaría a un santo que me daría una piedra preciosa para hacerme rico.

El santo hombre rebusco en la bolsa y extrajo una piedra. Probablemente se refería a esta dijo. La encontré en un sendero del bosque hace días. Puedes quedarte con el. Y se la entrego.


El habitante la miro con asombro. ! Era un inmenso DIAMANTE!.

Se marcho y en su cama no podía conciliar el sueño.

Al amanecer fue a despertar al sabio y le dijo:

Dame la RIQUEZA que te permite desprenderte con tanta facilidad de ese diamante.

1 comentario:

Anónimo dijo...

todos definitivamente no somos capaces de ver lo que esta enfrente por insignificante que parezca, sin calcular su verdadero valor, es increible lo que nuestra mente logra!!!!