miércoles, 25 de febrero de 2009

SER PROACTIVO



Ser proactivo es tomar la decisión es fijarse metas y luchar por la consecución de esas metas propuestas. NO es decir las cosas por decir y listo, es indagar la manera para que esas cosas (pensamientos) que estamos llevando acabo sucedan.



La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer. En El hombre en busca de sentido, Vicktor Frankl, psiquiatra judío, define la proactividad como "la libertad de elegir nuestra actidud frente a las circunstancias de nuestra propia vida".




Las personas proactivas:



Se mueven por valores cuidadosamente meditados y seleccionados: pueden pasar muchas cosas a su alrededor pero son dueñas de cómo quieren reaccionar ante esos estímulos.




Centran sus esfuerzos en el círculo de influencia: se dedican a aquellas cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva, con lo cual amplían su círculo de influencia.



El objetivo de SER una persona proactiva esta en el cambio, en tomar la iniciativa, en emprender la acción y hacer que las cosas sucedan con sentido y orientación.



Sin embargo, en la actualidad , cada día las empresas están en la búsqueda de individuos con capacidad para adaptarse a lo inesperado y que no permitan que la incertidumbre frene su iniciativa.
Resumiendo, diríamos que son cualidades factibles de resumir con un término, cada vez más usado: Proactividad.

No dormirse jamás, y hacer cada cosa necesaria, sin aplazar nada


Nunca seríamos capaces de aseverar que la generación de proactividad es asunto fácil. No es así, sin embargo, lo que si es cierto, es que hay una serie de reglas y hasta de "truquitos" que permiten buenos resultados, y sobre todo resultados rápidos...


Hay que estar muy claro, en que sólo una actitud firme hacía las posibilidades de cambio nos permitirán que surjan nuevas ideas.



Esa misma actitud lleva a las personas a llenarse de entusiasmo y a soñar grande proyectos y grandes logros.



Es eso tan pero tan positivo, que si lo ponemos en práctica, de inmediato veremos desencadenarse un ciclo dinámico de elementos, donde encontraremos espontáneamente: Decisión, valor, metas, actitud y evaluación positiva de fortalezas y debilidades personales, capacidad acertiva, y sobre todo, una gran constancia y anticipación y hasta premonición para juzgar escenarios..

Si piensas y actúas, las acciones no se harán esperar


Observemos cómo se generan dinámicas interesantes de búsqueda de soluciones, en los grupos de trabajo. Observemos también la discusión de posibilidades, los apoyos interdepartamentales y la coincidencia bonita de muchos para llevar a buen término el plan trazado. Es aquí donde podremos ver con más claridad como el proactivo influye y hace dinámico al grupo entorno.


El proactivo se arriesga, se lanza con seguridad a la búsqueda de soluciones; es capaz de construir caminos, y de ser necesario, actúa y decide en la incertidumbre, no permitiendo jamás que esta incertidumbre le paralice o le retarde. Observemos y nos daremos cuenta, que esta actitud y estas características de la conducta, son propias de una persona proactiva.


Otro rasgo de los proactivos es la de ser acertivos. Ellos logran concentrar sus mejores recursos para ser usados en las mejores oportunidades. Esa seguridad en si mismos les lleva a lograr lo que se proponen y permite transformar escollos y barreras en oportunidades. Desafían a través de la creatividad, y muchas veces cambian lo convencional y no se conforman, desarrollando una maravillosa capacidad visionaria para anticiparse a los problemas y plantear alternativas.


No hay comentarios: